El calor de los últimos días ya ha despertado a algunas garrapatas de su letargo invernal y como siempre, despiertan ansiosas por encontrar algún perrito sin protección al cual subirse. Necesitan reproducirse y alimentarse pues su tiempo de vida es corto. Nuestro perritos son los más perjudicados pues no solo pueden enfermarse  al tener muchas garrapatas, que en casos graves pueden producir  incluso cuadros de anemia, sino que también pueden transmitirles graves enfermedades al morderles y tener contacto con la sangre de nuestros regalones.

Por otro lado, las pulgas que están durante todo el año,  aumentan su número en esta temporada y hemos visto llegar a muchos perritos a baño con muchas pulgas.  Las pulgas se suben a alimentarse sobre perros y gatos, pero la postura de sus huevos es en el ambiente (suelo) por lo que nuestra mascota tiene pulgas, debemos suponer que el suelo también debe estar contaminado. Al igual que las garrapatas, ellas también pueden producir cuadros de anemia y transmitir enfermedades al morderlos como parásitos gastrointestinales, bartonella,  etc.

Es muy importante no descuidar este aspecto en nuestros regalones, recordar que el agua puede eliminar a las pulgas en el momento del baño pero luego ellas volverán a subir sin ningún problema. Es ideal, usar un antiparasitario externo (collares, spray, pipetas, etc) respetando las indicaciones del fabricante y revisando cuanto tiempo tiene de duración el efecto para saber cuando se tiene que repetir el producto.